10 síntomas que indican que tu hijo está desmotivado

Desmotivación

10 síntomas que indican que tu hijo está desmotivado

10 síntomas que indican que tu hijo está desmotivado

Una de las cosas que llama la atención a los padres que tienen hijos adolescentes es la falta de ganas con que enfrentan todo en la vida y el permanente cansancio que sienten. Esto es esperable hasta cierto punto, dado que están en una etapa de maduración biológica y psicológica que resulta demandante en términos de energía.

Sin embargo, a veces la desmotivación constante empieza a entorpecer este desarrollo.

1. Apatía. Uno de los indicadores de esta desmotivaciónes la presencia de apatía, poca capacidad de reacción frente a estímulos positivos o negativos;

2. Pasividad. A veces observamos en los jóvenes que les cuesta tomar iniciativos o ser más activos en las interacciones sociales;

3. Aislamiento social. Otro elemento presente en la desmotivación adolescente es la tendencia a retraerse y evitar el contacto con los amigos y/o la familia, prefiriendo las actividades soclitarias;

4. Pérdida de intereses (hobbies, deportes). Puede que el adolescente haya practicado durante la infancia algún deporte o que haya tenido alguna actividad favorita como leer, pertenecer a un grupo etc., y que deja de interesarle, pasando más tiempo inactivo o en soledad;

5. Pérdida de la capacidad de disfrute. De la misma manera, actividades que antes eran satisfactorias para el adolescente (salir con los amigos, ir de vacaciones, comer una comida que les guste) dejan de serlo y no logran entusiasmarlo.

6. Descuido del aspecto personal. El aspecto personal se refiere al aseo personal, a la elección de vestimenta, a la preocupación por cómo se ve el adolescente en una situación social. Puede suceder que lo que antes era importante para él (ducharse, cuidar su peso, llevar el pelo bien cortado) deje de ser significativo

7. Baja en el rendimiento académico. Una de las primeras áreas donde se percibe la desmotivación del adolescente es el área de los estudios, ya que lo académico resulta una carga que requiere de voluntad y de metas para poder dedicarse a ella

8. Fallas en la concentración, atención y memoria. La falla de estos recursos cognitivos se puede percibir en el ámbito académico, pero también en cómo se desenvuelve el adolescente en la vida cotidiana, vale decir, cómo organiza sus tiempos, si se acuerda y cumple con sus compromisos etc.

9. Dificultad para expresar su opinión. Dentro de esta actitud indiferente, puede que al adolescente le sea difícil y evite expresar opiniones personales acerca de  temas relevantes, ya sea con sus pares, en el contexto académico, o con la familia.

10. Dificultad para hacer un juicio sobre una situación determinada. Del mismo modo, el adolescente desmotivado tiene dificultad para decir lo que realmente piensa y le cuesta adherirse a una postura. Más bien evita el compromiso con una idea o principio.

Es aquí donde hay que distinguir entre una etapa del desarrollo y una disfunción que necesita atención por parte de los padres y probablemente por parte de un profesional de la salud.

La desmotivación puede llegar a constituir un cuadro clínico denominado síndrome amotivacional.

Existen estudios que avalan la relación entre el consumo frecuente de marihuana (entre 6 meses y un año) y el síndrome amotivacional. Si bien la adolescencia se caracteriza por cambios de carácter, tales como actitudes rebeldes, apatía, introversión etc., el consumo de cannabis no estaría promoviendo una mayor conexión del adolescente consigo mismo ni con su medio.