Consumo controlado de alcohol, capítulo 6 ¿Para qué sirve el consumo controlado?


El consumo controlado de alcohol es la forma correcta y sustentable de relacionarse con el alcohol. En este capítulo el psiquiatra Gianni Canepa nos explica cómo, al mantener una alcoholemia moderada, se afecta solo la parte más anterior del cerebro, donde está alojado el “Pepe Grillo” o el centro de la regulación de la conducta, lo que genera una sensación de relajo y actúa como “lubricante social”. Así entonces, el consumo controlado es la forma de obtener lo positivo del alcohol, evitando todos los potenciales problemas.