Programa adicción a la comida

La prevalencia de obesidad y sobrepeso han aumentado dramáticamente en las últimas décadas, tanto en el mundo como en nuestro país. Según las últimas  estadísticas de la OMS, Chile se encuentra posicionado como el país con mayor índice de obesidad y sobrepeso en mujeres de Sudamérica, y el segundo en hombres.

 

A pesar de las múltiples ofertas de tratamiento para bajar de peso, los actuales enfoques de abordaje al problema han tenido un éxito limitado. Esto se debe a que luego de lograr objetivos terapéuticos a corto plazo -a través de dietas de diversa índole- el rebote y la recuperación del peso inicial son altamente frecuentes.

 

Frente a este escenario, el Centro Nevería, abocado al tratamiento especializado de adicciones químicas y conductuales, ha implementado un Programa de Adicción a la Comida, entendiendo el problema de la obesidad y el sobrepeso, como el resultado de conductas adictivas muy similares a la de aquellos pacientes que consultan por adicciones de otro tipo.

 

 

ASPECTOS GENERALES DE LA ADICCION A LA COMIDA

 

Más allá de las múltiples similitudes neurobiológicas descritas en numerosos estudios internacionales, el gran nexo que une la adicción a sustancias con la adicción a la comida, es que ambas se caracterizan por la pérdida del control y la incapacidad de frenar conductas que dañan a la propia persona.

 

Adicionalmente, tanto la adicción a drogas como la adicción a la comida constituyen el reflejo de estados emocionales profundos, que generan conductas desadaptativas, afectando al modo en el cual la persona se relaciona con el mundo y consigo misma.  Es decir, la adicción muchas veces es el síntoma de lo que ocurre en la vida emocional de las personas, comprendiendo aspectos de su personalidad, los tipos de vínculos que establecen con otros y, por último, los hábitos y estilo de vida a los que están acostumbrados.

 

Por lo tanto, el enfoque de nuestro programa está orientado a favorecer un cambio en un doble foco. Por un lado –al igual que otros tratamientos-, importa aprender una dieta y asumir nuevas conductas de autocontrol. Pero por otro lado, también es necesario cambiar de manera profunda todo aquello que está puesto en la forma de vincularse con uno mismo, con otros y con la propia comida. En este sentido, la psicoterapia tiene un papel crucial en nuestro programa.

 

 

¿A QUIENES DA RESPUESTA ESTE PROGRAMA?

 

El Programa de Adicción a la Comida se encuentra orientado a:

  • Personas con sobrepeso u obesidad
  • Comedores compulsivos
  • Trastorno alimentario por atracones
  • Pacientes post-bariátricos (quienes se hicieron cirugía para bajar de peso)

 

 

 

EQUIPO

 

El equipo está conformado por:

 

  • Pamela Sanhueza, Médico Psiquiatra.
  • Claudia Rojas, Psicóloga Clínica.
  • Marisol Villalobos, Psicóloga Clínica.

 

 

F.A.Q - Preguntas frecuentes respecto del tratamiento de Nevería

Si es un tratamiento intensivo, se prolonga por dos años. Si se trata de un tratamiento flexible, su duración se determina caso a caso.

Esta información le será enviada por mail. Para ello se le solicitará su número de teléfono y su dirección de correo electrónico.

Los pacientes motivados a mejorarse tienen un alta probabilidad de éxito. De hecho, muchos pacientes logran sus metas con el tratamiento.

Esto sucede a menudo. Lo que ofrecemos en estos casos es que vengan los familiares a una sesión con un psiquiatra o psicólogo. En esa reunión se evalúa la situación y se diseña un plan de acción para enfrentar cada caso.

Nevería ha desarrollado un modelo básicamente ambulatorio para tratar y resolver los motivos de consulta por los que acuden nuestros pacientes. En el caso de ser necesaria una hospitalización, existe un convenio con una clínica psiquiátrica cercana.

Entregamos boletas de honorarios que los pacientes y su familia pueden reembolsar de acuerdo a su plan de salud o a su seguro complementario.

Nevería es un centro de tratamiento ambulatorio, que cuenta con un equipo de psiquiatras, psicólogos y otros profesionales de la salud mental. Existe un tratamiento intensivo y otros tratamientos de menor intensidad. Los pacientes pueden venir a sesiones individuales, grupales, terapia de pareja o de familia. Además, si se requiere, los pacientes pueden contar con un tratamiento farmacológico.